Hace poco más que Capcom lo anunció y ya lo tenemos aquí para todo el mundo: Black Command es un nuevo juego de estrategia militar táctica en tiempo real lanzado para dispositivos móviles. Su principal atractivo es una curiosa puesta en escena de la acción, mostrándose el mapa y las tropas como si estuviéramos dando órdenes remotamente desde un sistema de radar y GPS.

Black Command engaña, pues lo que parece ser una boba propuesta tiene mucha más profundidad de lo que pudiera aparentar por su aspecto visual. La acción se representa en un mapa táctico como si estuviéramos visualizando desde un satélite con geolocalización, pudiendo dar órdenes a nuestras tropas en tiempo real sobre el escenario aunque la acción se pausará cuando nos detengamos y elijamos qué hacer. A partir de ahí, la cosa va complicando.

Los combates se resuelven automáticamente mediante unas pequeñas viñetas animadas, pero donde está la chicha del asunto es en la forma de cumplir cada misión. A partir de la familiar fórmula de esquivar el ángulo de visión de los enemigos debemos buscar la forma óptima de emboscarlos. Para ello podremos tanto disminuir la velocidad de nuestro paso como utilizar los accidentes geográficos para nuestro beneficio. Sin ir más lejos, determinados puntos estratégicos nos permitirán disparar con rifle de francotirador, aumentando enormemente el alcance y evitando el conflicto directo.

Todo este sistema se engloba en una gran campaña en la que, sobre un mapa general, podremos elegir qué misiones realizar a partir de sus requerimientos. Las balas son el bien más preciado, ya que el enfrentamiento directo hará que perdamos más munición en cada envite. Por otra parte, el dinero obtenido en cada misión nos servirá para equipar mejor a nuestros mercenarios, los cuales podrán morir y tendrán que ser reemplazados por nuevos miembros.

Ahora bien, esto es guerra a la japonesa y sus interpretaciones de las cosas. Si no, no se comprende que durante el juego nos acompañe de forma casi permanente una vertiginosa progresión de jazz que ya quisiera la BSO de Whiplash. O el rollete de camaradas mercenarios que hacen un brofist al acabar con medio centenar de insurgentes talibanes. Serie B para paladares poco (o muy) exigentes.

Black Command es, cuanto menos, original. Y viniendo de la división japonesa de Capcom no puede ser mejor adjetivo. Estamos ante un juego de estrategia entretenido que exprime una fórmula harto vista y la convierte en un divertimento para móviles más que digno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.